Subscribe to Blog Zobeida Brito - Ministerios Iberoamérica by Email" />

La Verdadera Alabanza (segunda parte)

La Verdadera Alabanza (segunda parte)

 

Por Zobeida Brito

 

Salmo 150:3 «Alábenlo con sonido de trompeta, alábenlo con el arpa y la lira.»

 

En este verso el Salmista comienza a mencionar los instrumentos que debían de ser usados por los músicos. Recordemos que para los israelitas los Salmos eran como himnarios, y que los acompañaban con diversos instrumentos musicales, que son mencionados por lo menos nueve. Qué armonía, qué acoplamiento tenía que haber habido entre los músicos y los cantores. Todos con un mismo deseo que salía de lo más profundo de sus corazones: Darle Honor, Gloría y Alabanza al que es digno de recibirla, al Señor, Dios Todo Poderoso ¡Aleluya! Gloria a su Nombre.

Recordemos que los Salmos eran parte del culto ceremonial en el tabernáculo.

Les invito a que leamos unos versos en el primer libro de Crónicas Cap. I6:7, Salmo de acción de gracia s de David, después de haber traído  el arca a Jerusalén. Entonces en aquel día, David comenzó aclamar a Jehová por mano de Asaf y de sus hermanos:

«Ese mismo día, David ordenó, por primera vez, que Asaf y sus compañeros fueran los encargados de esta alabanza al Señor: 8 ¡Alaben al Señor, proclamen su nombre, testifiquen de sus proezas entre los pueblos!»

Les invito a ir al Nuevo Testamento, en el libro de Efesios 5:19-20 leemos: «Anímense unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales. Canten y alaben al Señor con el corazón, 20 dando siempre gracias a Dios el Padre por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.»

El apóstol Pablo, hace esta recomendación a la congregación de Éfeso. Pablo estaba tratando  de que ellos entendieran la importancia de la unidad  en el cuerpo de Cristo y de vivir una vida  de consagración al servicio del Señor.

Hebreos 13:15: «Así que ofrezcamos continuamente a Dios, por medio de Jesucristo, un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios que confiesan su nombre.»

He tocado varios puntos en este pequeño estudio  de la alabanza y adoración  a nuestro Señor y Dios. Yo no sé si Ud. Querida hermana: sirve al señor en el ministerio de la música, quizás Ud. ha sentido  el llamado de Dios para que le honre con ese talento hermoso. Debe de haber un mismo sentir entre los que son líderes de alabanza, y los que tocan los instrumentos. El líder de alabanza tiene que preparar los himnos, y coros que va a dirigir en el devocional del servicio, donde  junto con los músicos  los ensayan. Todos trabajando en armonía  sabiendo que es un sacrificio de  alabanza y adoración en  el que la congregación va a participar como un coro gigante de diferentes voces que salen de corazones agradecidos y suben como  olor fragante al trono de Dios, y la unción del Espíritu Santo se deja sentir en el servicio. Y la mesa está servida, para participar del alimento espiritual que es el plato fuerte: la Palabra de Dios.

Recordemos que en las manos poderosas de nuestro Señor, somos un instrumento al que Él quiere usar para tocar las vidas del perdido, del que no tiene esperanza. Recordemos  que cuando predicamos las buenas de salvación, estamos  alabando y glorificando El nombre del Señor.

 

No nos cansemos de honrar y glorificar  a nuestro Señor y Rey, porque cuando estemos en la patria celestial le tendremos que Alabar noche y día. Apocalipsis 19:5:

«Y del trono salió una voz que decía: ¡Alaben ustedes a nuestro Dios, todos sus siervos, grandes y pequeños, que con reverente temor le sirven!»

Queridas lectoras que han compartido conmigo este pequeño estudio de la Alabanza y Adoración a nuestro Señor  y Dios Todopoderoso, espero que la Palabra  de Dios les haya ministrado a sus vidas. Recordemos que la verdadera Alabanza es la que sale de un corazón agradecido.

 

Que Dios las bendiga.

 

Hna. Zobeida Brito.

 

*Toda referencia Bíblica sin otra indicación, ha sido tomada de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.