Subscribe to Blog Zobeida Brito - Ministerios Iberoamérica by Email" />

María unge a Jesús

María unge a Jesús

Por Zobeida Brito

(Juan 12:1-9-8) «Seis días antes de la Pascua llegó Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien Jesús había resucitado. 2 Allí se dio una cena en honor de Jesús. Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban a la mesa con él. 3 María tomó entonces como medio litro de nardo puro, que era un perfume muy caro, y lo derramó sobre los pies de Jesús, secándoselos luego con sus cabellos. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume. 4 Judas Iscariote, que era uno de sus discípulos y que más tarde lo traicionaría, objetó: 5 —¿Por qué no se vendió este perfume, que vale muchísimo dinero, para dárselo a los pobres? 6 Dijo esto, no porque se interesara por los pobres sino porque era un ladrón y, como tenía a su cargo la bolsa del dinero, acostumbraba robarse lo que echaban en ella. 7 —Déjala en paz —respondió Jesús—. Ella ha estado guardando este perfume para el día de mi sepultura. 8 A los pobres siempre los tendrán con ustedes, pero a mí no siempre me tendrán

Queridos hermanos(as): Este relato bíblico ocurrido en la casa de Lázaro de Marta y María, nos muestra el cuadro de una familia llena de gratitud de amor para Jesús su maestro y amigo. De pronto María Tomó el perfume de nardo puro de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos, y la casa se llenó del olor del perfume.

Mientras yo leía la historia recordé que la primavera comenzó hace solo unos días y cuando salgo al jardín siento la fragancia dulzona de las flores del limonero del árbol de mandarinas y de toronjas, la fragancia se esparce llenando todo el lugar. Aquella mujer no escatimó el frotar con sus cabellos los pies de Jesús en un acto de humildad se postró y con sus cabellos los enjugó.

Estamos en La semana Santa, o semana en que se celebra la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Ya se están preparando con antemano distintas celebraciones, pero para algunos, Cristo en esos días está muerto. Recordemos querido lector las palabras pronunciadas por el mismo Señor en Juan 11:25:

(Juan 11:25) «Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; 26 y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto

Es tiempo de celebrar a Cristo en nuestras vidas, y con agradecimiento por todo lo que Ud. y yo hemos recibido como un regalo de Dios nuestra salvación, y la vida eterna. Nosotros no podemos ungir los pies del Señor con perfume de nardo, pero podemos postrarnos ante su majestad con un corazón lleno de gratitud y de adoración por todos los beneficios recibidos por su sacrificio en la cruz del calvario. Deje que la fragancia de su alabanza suba como un olor suave a la Presencia de Dios nuestro Señor y Salvador.

Que Dios los bendiga.

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.