INCOMPARABLE ES NUESTRO DIOS

BOSQUEJO POR: RAFAEL AGUIRRE

TÍTULO: INCOMPARABLE ES NUESTRO DIOS

TEXTO: ISAÍAS 40:26-31

«Alcen los ojos y miren a los cielos: ¿Quién ha creado todo esto? El que ordena la multitud de estrellas una por una, y llama a cada una por su nombre. ¡Es tan grande su poder, y tan poderosa su fuerza, que no falta ninguna de ellas! 27 ¿Por qué murmuras, Jacob? ¿Por qué refunfuñas, Israel: «Mi camino está escondido del Señor; mi Dios ignora mi derecho»? 28 ¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado?
El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable. 29 Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil. 30 Aun los jóvenes se cansan, se fatigan, y los muchachos tropiezan y caen; 31 pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas:  correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán

INTRODUCCIÓN
Hoy en día en el mundo en que vivimos, vemos cada vez más el deseo de aquellos que buscan comparar a Dios o asemejarlo con la creación. Pero el pensamiento del mundo los lleva más allá, de manera que le atribuyen poderes a las personas o cosas, como si fueran Dios mismo. ¿Pero qué es lo que nos enseña la biblia? Trataremos los siguientes puntos:
 

1)    TRASFONDO

2)    ¿QUE DICE LA BIBLIA?

3)    ¿ESTA DIOS INTERESADO EN NOSOTROS?

4)    INCOMPARABLE ES NUESTRO DIOS

LECCIÓN

1.     TRASFONDO
[Esta segunda parte del libro de Isaías] trata del exilio en Babilonia, que empezó en el año 586 a.C. cuando Nabucodonosor, [el rey de] Babilonia destruyó Jerusalén y el templo y esclavizó al pueblo judío. [Un cumplimiento de la profecía dada en el capítulo anterior (39) al rey Ezequías, que sus hijos serían llevado en cautiverio. Eso ocurrió unos 100 después, mostrando la Divinidad de la Palabra de DIOS.] El exilio acabó en 539 a.C. cuando Ciro de Persia permitió que los judíos regresaran a Jerusalén y reconstruyeran el templo.  El libro de Isaías deja claro que Nabucodonosor funcionó como instrumento de Dios para castigar al pueblo judío por sus pecados, como también Ciro fue instrumento de Dios para liberarlo – para su redención.

a.      Lamentablemente hoy en día las personas que Dios usa como instrumento, se tiende a idolatrar, como que de ellos mana el poder, comparándolas con el mismo Dios. Y no digamos los que se proclaman dioses.

b.     Pero la biblia es bastante clara en hacer hincapié de lo que Dios es.

2.     ¿QUÉ DICE LA BIBLIA? (ISAÍAS 40:28) «¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable.»

a.      En este versículo, la voz hace cuatro preguntas para recordarles a los exiliados que ya conocen a Jehová a través de sus escrituras y sus profetas y su historia.  

b.     Estas preguntas les recuerdan a los exiliados de lo que se les ha dicho desde el principio – desde que la tierra se fundó – desde el momento en que “En el principio Dios creó los cielos y la tierra.”  Ellos saben que Dios dijo, “Sea la luz” y hubo luz” (Génesis 1:1-3).  Entienden el poder de la palabra creadora de Dios.

                                                             i.      Se saben la historia y son capaces de recitar los pasos de la creación. Saben que Dios creó la vida humana el último día de la creación y “vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera” (Génesis 1:31).  Saben del pecado y sus comienzos en el jardín de Edén (Génesis 3), y el lugar que el pecado ocupa en sus propias vidas.

                                                           ii.      Saben de la llamada de Dios a Abram y del pacto que Dios hizo con Abram (Génesis 12:1-3).  Saben del nacimiento de Israel en Egipto de los cuatro siglos de servidumbre que los descendientes de Jacob tuvieron que soportar en Egipto.  Saben de Moisés de como Dios le utilizó para liberar a su pueblo.

                                                        iii.      Saben de cómo los israelitas pecaron en el desierto y fueron forzados a soportar cuarenta años errando por esa tierra que la mayoría de nosotros llamaría “maldita” pero esa tierra no era maldita para nada. Saben que Dios guio a su pueblo por el desierto con una columna de humo durante el día y una columna de fuego durante la noche. Saben que les alimentó con maná del cielo y agua de una roca.

                                                         iv.      Saben que Dios permitió a Israel entrar en la Tierra Prometida y establecer allí una nación. Saben que los israelitas no se sentían satisfechos porque no tenían ningún rey humano como las otras naciones que rechazaron la realeza de Dios y exigieron un rey humano. Sabían que sus reyes humanos les mataban y les fallaban.

                                                           v.      Saben que Israel rechazó los consejos de los profetas de Dios que prefirieron confiar en alianzas entre naciones sin Dios en lugar de confiar en Dios. Saben que eso resultó en la destrucción de Jerusalén y en la esclavitud de sus habitantes la esclavitud de estos exiliados a quienes ahora se dirige.

c.      ¿Lo saben? ¡Sí! ¿Lo han oído? ¡Sí! ¿Se les ha dicho desde el principio? ¡Sí! ¿Lo han entendido desde la fundación de la tierra? ¡Sí! ¡Claro que sí!

                                                             i.      Pero necesitan que alguien se lo recuerde.  Necesitan recordar que Dios ha sido poderoso y fiel de principio a fin.  Necesitan recordar las circunstancias que les llevaron a su esclavitud. Necesitan recordar que Israel ha sufrido antes y que ese sufrimiento no fue el fin, que Dios les liberó les redimió les guió de nuevo. Necesitan recordar todas estas cosas, porque Dios está a punto de hacerlo otra vez.  Puede parecer que sus vidas no tienen esperanza, pero ese no es el caso para nada.

d.     Si estos exiliados dependieran de sus propias fuerzas, serían esclavos para siempre.  Pero no dependen de su propia fuerza, sino de la fuerza de Dios, de la bondad y misericordia de su infinito amor. 

e.      Entonces si conocemos la escritura desde el principio, debemos de entender que Dios está o es El más interesado en nuestros problemas, ¿no cree amado hermano?

                                                             i.      Eso fue lo que el profeta exhortó al pueblo de Israel, y hoy nos lo recuerda a nosotros la Palabra al escudriñar concienzudamente el Texto Sagrado. 

                                                           ii.      Que no podemos ir tras alguien, primeramente, comparándolo con Dios, pensando que el hombre es nuestro salvador o lo que es peor algo material. La Palabra dice en Jeremías 33:2-3:

1.     «Así dice aquel cuyo nombre es el Señor, el que hizo la tierra, y la formó y la estableció con firmeza: 3 “Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes”.»

f.       Dios es el más interesado en lo que nos pasa al igual lo que pasa con Su pueblo Israel. Pero Él nos invita a buscarlo de todo nuestro corazón. 

                                                             i.      Esa fue una de las razones que este pueblo de Israel fue llevado cautivo, que en lugar de buscarlo y obedecer le se alejaron de Él, olvidando el amor y la bondad e infinita misericordia que Él ha mostrado desde antes de la fundación del mundo. 

g.     Esto nos lleva al siguiente punto donde muchos hoy en día están en la misma situación que estaba el pueblo de Israel. 

                                                             i.      Se encuentran cautivos en sus pecados, andan tras la idolatría, cuando la Biblia nos Enseña QUE DIOS está interesado en nuestra vida, de manera que no nos perdamos. Porque somos su amada creación. 
 

3.     ¿ESTÁ DIOS INTERESADO EN NOSOTROS? (ISAÍAS 40:27) «¿Por qué murmuras, Jacob? ¿Por qué refunfuñas, Israel: «Mi camino está escondido del Señor; mi Dios ignora mi derecho»?»

a.      A través de los años por no decir desde el principio de la creación vemos como el ser humano siempre se ha quejado de su creador, o sea, de Dios (Éxodo 17:1-4).

b.     Dios siempre ha querido lo mejor para su pueblo y para nosotros los redimidos por la sangre de Cristo Jesús. 

                                                             i.      (Romanos 5:8) «Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.»
Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.

c.      Libró a Su pueblo de la esclavitud con mano pesada de la opresión de los egipcios. 

d.      La pregunta es entonces, ¿Dios se interesa por nosotros? Puede haber lugar para dudar de Dios, [pero] después de ver a través de los años y la biblia misma su hermoso plan de salvación, y a pesar de que nosotros le rechazamos una y otra vez, Él sigue mostrando su fidelidad una y otra vez.  Más sin embargo nosotros como respondemos:

                                                             i.      Haciendo abominables cosas las cuales Él Condena y nosotros tratando de justificarnos le culpamos como un Dios cruel e incomprensible. 

                                                           ii.      ¿Y por si fuera poco lo comparamos o lo asemejamos con lo que no es Él? ¿Cree usted que es justo hacer esto?

e.      Dios tiene cuidado de nosotros y se interesa por nuestros problemas, no tenemos necesidad de ir tras falsas esperanzas, que nos lleven cautivos junto con nuestras familias como le pasó a Israel. Leamos el siguiente pasaje:

                                                             i.      (Salmo 40:17) «Y a mí, pobre y necesitado, quiera el Señor tomarme en cuenta. Tú eres mi socorro y mi libertador; ¡no te tardes, Dios mío!»

                                                           ii.      Como un pastor que cuida su rebaño, recoge los corderos en sus brazos; los lleva junto a su pecho, y guía con cuidado a las recién paridas.

f.       Incomparable es nuestro Dios hermanos, este capítulo nos muestra y reta a los que van tras las aventuras a ver quién se iguala a Él o se compara con Su Poder. Que pueda hacer las maravillas y prodigios que Él ha hecho con Su Pueblo y con la humanidad. 

4.     INCOMPARABLE ES NUESTRO DIOS.  (ISAÍAS 46:5) «¿Con quién vas a compararme, o a quién me vas a igualar? ¿A quién vas a asemejarme, para que seamos parecidos

a.      Hermanos, ¿qué ha hecho el hombre para que lo comparemos con Dios?

b.     ¿Entonces porque las multitudes van tras ellos, idolatrándolos como que de ellos mana el poder?

                                                             i.      Haciendo falsos Dioses de carne y hueso que son como dice el Salmo 103:15-16:

1.     «El hombre es como la hierba, sus días florecen como la flor del campo: 16 sacudida por el viento, desaparece sin dejar rastro alguno

c.      ¿Saben por qué los siguen? Porque Dios no es Señor de ellos y solo lo siguen por lo que les dan.

                                                             i.      Pero no están dispuestos a servirle a Él de todo corazón, solo buscan su milagrito y vivir un rato de emociones, donde no hay edificación, ni renovación de la mente. De manera que seamos transformados por la Palabra. 

                                                           ii.      Solamente a través de la Palabra de Dios podemos cambiar, porque el problema del ser humano viene de adentro hacia fuera. 
 

                                                        iii.      Por mucho que el hombre pueda prometer, es incapaz de igualarse a nuestro Dios. Porque el hombre es débil y limitado, más nuestro Dios es poderoso e inigualable, si SEÑOR ¡Aleluya! ¡Gloria a Dios! 

d.     Observemos detenidamente en este pasaje la actitud del hombre, creyendo que le sirve a Dios y que hasta le hace un favor, ayudando con lo que sus manos fabrican.

                                                             i.      (Isaías 46:6-7) «Algunos derrochan oro de sus bolsas y pesan plata en la balanza; contratan a un joyero para que les haga un dios, y ante ese dios se inclinan para adorarlo. 7 Lo levantan en hombros y lo cargan; lo ponen en su lugar, y allí se queda. No se puede mover de su sitio. Por más que clamen a él, no habrá de responderles, ni podrá salvarlos de sus aflicciones

e.      ¿De verdad que podemos comparar a Dios con esto? Hoy en día se gasta tanto tiempo y dinero buscando algo que pueda resolver los problemas del mundo, que se llega a caer en cosas absurdas, tales como estas, de tomar un objeto u persona en idolatrarlo. 

                                                             i.      (Oseas 4:6) «pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido.» Puesto que rechazaste el conocimiento, yo también te rechazo como mi sacerdote. Ya que te olvidaste de la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos

                                                           ii.      Hermanos cielo y tierra pasarán, más su palabra no pasará, pongamos la mirada en el autor y consumador de la vida. 

                                                        iii.      EL único que nos puede dar salvación y vida eterna, dejemos de andar dando vueltas por el desierto como lo anduvo el pueblo de Israel. 
 

f.       El Señor reprendió duramente al pueblo de Israel aquí a través del profeta, hoy El sigue reprendiendo. 

                                                             i.      Porque la venida de Cristo se acerca, y es mejor escuchar ahora que está hablando, que cuando esté corrigiendo duramente. 
 

                                                           ii.      Prestemos atención hoy que es tiempo y dejemos a un lado todo aquello que nos ha robado nuestro primer amor, dejemos lo que hoy estamos siguiendo pensando que es Dios, y la Biblia lo llama idolatría. 

                                                        iii.      No podemos comparar al que hizo todo el universo y todo lo que en Él hay, con las cosas muertas o que perecen. Veamos una vez más Isaías 40:25-26:

1.     «¿Con quién, entonces, me compararán ustedes? ¿Quién es igual a mí?», dice el Santo. 26 Alcen los ojos y miren a los cielos: ¿Quién ha creado todo esto? El que ordena la multitud de estrellas una por una, y llama a cada una por su nombre. ¡Es tan grande su poder, y tan poderosa su fuerza, que no falta ninguna de ellas

g.     Te invito hoy a hacer la decisión y buscar a Dios a través de Jesucristo, entregando tu vida a Sus Pies, ríndete y busca las cosas de arriba, que es donde vamos a morar.

                                                             i.      ¿Estás cansado y te preguntas dónde está Dios? Hoy te digo Dios es eterno y permanece para siempre.  ¿Quizás no sabes o no has oído? Hoy te digo ven, Jesucristo es el camino la verdad y la vida. Termino con este pasaje:

1.     (Isaías 40:28-31) «¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable. 29 Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil. 30 Aun los jóvenes se cansan, se fatigan, y los muchachos tropiezan y caen; 31 pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas:  correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán
 

h.     Recuerda que Él te está esperando. 

 

CONCLUSIÓN

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.